Trabajando por la seguridad alimentaria en el oriente de El Salvador

Rostros de satisfacción, palabras de agradecimiento y compromiso se repite en cada una de las familias beneficiarias del proyecto regional “Respuesta a los efectos de la Sequía y las Inundaciones en América Central”, que atiende en el oriente del país a cinco comunidades de tres departamentos (Usulután, San Miguel y la Unión) y es ejecutado en El Salvador por las organizaciones de la MPGR: Fundación REDES, Oikos Solidaridad y FUNSALPRODESE.

En el departamento de Usulután se atiende a las comunidades Los Nietos y San Juan 2, del municipio de Alegría; en San Miguel se benefician familias de la comunidad de Chambala, municipio de Chinameca y en La Unión: Nuevo Amanecer y El Aceituno, ubicadas en el municipio de Intipucá.

El proyecto incluyó, en los primeros meses del año, la entrega de 2 paquetes de alimentos a 250 familias en estado de vulnerabilidad, la primera en febrero y la segunda en mayo. La última llegó en un momento en que los alimentos escaseaban en los hogares de las familias, debido a la cuarentena obligatoria por el COVID-19.

En la segunda etapa se trabajó en la implementación de 103 iniciativas productivas (12 de ellas complementarias). Como parte de esta acción se han entregado diversidad de insumos, es el caso de: aves de corral, cabros y pelibuey (machos y hembras); hortalizas (tomate, chile, cebolla, lechuga, yuca, pipián, pepino, rábano); árboles frutales (piña, mango y aguacate).

Al cierre del año las familias beneficiarias ven cómo el esfuerzo del trabajo puesto en cada una de esas iniciativas da sus resultados, los insumos se han transformado en frutos que ya forman parte de su dieta alimenticia y se convierten también en fuente de ingresos económicos.

A continuación algunas historias:

Ana Ochoa, madre soltera con 4 hijos, es una agricultora de la comunidad Chambala que tradicionalmente se ha dedicado a la siembra de maíz y frijol, señala que con las pérdidas de estos granos por las últimas lluvias, el tomate se ha convertido en una alternativa, pues la producción de esta hortaliza además de contribuir a su alimentación es ahora una fuente de ingreso.

A través del proyecto se entregaron a Ana 1,400 plantines de tomate, esos ahora producen 10 cajas cada vez que recoge la cosecha, en promedio entre 3 a 4 días.

“En mi caso nunca había sembrado plantitas de tomate y vemos que es de mucho beneficio y la idea es continuar en lo mismo”.

Ana Ochoa se prepara para la venta de la cosecha de tomates.

Rosa Salgado, madre soltera, con 3 hijos a su cargo es una de las beneficiarias de la Comunidad Nuevo Amanecer, en el municipio de Intipucá, departamento de La Unión, ella ha recibido gallinas ponedoras e insumos para producir zanahoria, cilantro, tomate y chile, además de árboles frutales.

En el caso de las 7 gallinas recibidas explica que recoge un cartón y medio de huevos a la semana, con éstos alimenta a sus hijos y el resto los vende. Del dinero obtenido compra el concentrado para las aves.

Por otra parte Rosa indica que las capacitaciones recibidas le han ayudado para la siembra de las hortalizas y el cuido de las aves “Nos han dado capacitaciones sobre el cuido del suelo para que no se lave, conocimiento sobre plagas, virus, insectos, hongos que pueden afectar el cultivo, capacitaciones para tratar el suelo antes de sembrar, para elaborar abonos orgánicos, también sobre el cuido de las aves de corral”.

Rosa Salgado ha aprendido sobre el cuidado de sus gallinas.

Odilia Campos beneficiaria del municipio de Alegría recibió como parte de las iniciativas productivas aves de corral, actualmente cuenta con 12 gallinas y 3 gallos.

“Mi pensamiento es que ya que tengo estos animales es ir haciendo más grandecita la jaula, para ir produciendo más pollos. Es un beneficio porque así ya no compro los huevos y si me buscan que venda ya me ayuda”.

Odilia Campos recoge un cartón de huevos que contribuye a su alimentación y economía familiar.

Reservorio con capacidad de 7.5 metros cúbicos, instalado en el municipio de Chinameca, departamento de San Miguel por la organización Oikos Solidaridad. En la foto el beneficiario Miguel Ulloa.

Reservorios de agua con tecnología de geomembrana instalados, por la organización REDES, en el municipio de Alegría, departamento de Usulután, ya se han llenado con las lluvias del pasado invierno, por lo que se espera que esta agua sirva para el riego de las hortalizas en la época de verano. En la foto la beneficiaria, Flor Pérez y su hijo.

Tanques de captación de agua lluvia,  están instalados en el municipio de Intipucá, departamento de La Unión, por la organización FUNSALPRODESE.

En el caso del municipio de Intipucá se ha implementado la escuela de campo que ha permitido hacer asignación de parcelas demostrativas y en las que se orientó en un 20% de forma teórica y un 80% práctica. A partir de lo anterior se hizo asignación de parcelas a las familias beneficiarias para aprender desde la preparación de suelo (el de esta zona es arcilloso), hasta la transformación a uno más viable para el cultivo, esto ha sido posible a través de utilización de abono orgánico y técnicas para mejorar la absorción del agua, explica Alonso Gomez, técnico del proyecto en la zona.

El proyecto es ejecutado en El Salvador por las organizaciones de la MPGR: REDES, FUNSALPRODESE y Oikos Solidaridad.

Trabajando por la seguridad alimentaria en el oriente de El Salvador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.